La aventura electoral de Marichuy: la realidad del México olvidado

PLV / Cuando el Consejo Nacional Indígena (CNI) eligió a la Médica tradicional María de Jesús Patricio, conocida como Marichuy, como su vocera y se anunció que buscaría la candidatura independiente a la presidencia de la República en los comicios del 2018 (1), se hizo obligatoria la reflexión sobre la necesidad de la participación política de los pueblos originarios de nuestro país.

Según indica la Infografía “Población Indígena” elaborada por el Consejo Nacional de Población (CONAPO), de los 120 millones de mexicanos registrados en la Encuesta Intercensal de 2015, 21.5% se considera indígena de acuerdo con su cultura, historia y tradiciones (2), quienes, tradicionalmente han sido marginados del desarrollo nacional, con altos indicadores de pobreza, bajo nivel de escolarización, acceso a la salud, vivienda o empleos bien remunerados, incrementando dichos porcentajes en población monolingüe indígena, tal como lo demuestra el estudio.

La participación de los pueblos originarios se limitó durante el siglo XX a su uso clientelar por parte de los gobiernos de todos los niveles y, sólo en contados casos, lograban representación, básicamente en sistemas de gobierno municipal, viendo con desconfianza a los procesos federales (3).

Es con la irrupción del Ejército de liberación Nacional (EZLN) y los acuerdos de San Andrés Larráinzar que se empezó debatir el derecho de los pueblos indígenas a determinar sus formas de convivencia y gobierno según sus usos y costumbres, como quedó plasmado en el Artículo Segundo de la Constitución Política de los Estados Unido Mexicanos (4), que permitió la participación indígena efectiva en sus propias comunidades, pero no garantizó su representación a nivel federal. En tiempos recientes se ha promovido una “cuota indígena” en los puestos de elección popular de los distritos con mayor población originaria (5), sin embargo, los niveles de curules siguen siendo muy bajas, aún en ámbitos locales (6)

El “Jefe Toro Sentado” y la circunscripción indígena

El escándalo mediático causado por la filtración de una conversación telefónica del Consejero Presidente de INE, Lorenzo Córdova con un colaborador suyo, en la que se burla de la forma expresarse en idioma español de Mauricio Mata Soria, dirigente chichimeca y, su incredulidad de que existan mexicanos cuya lengua materna no sea este idioma, expresa la lejanía de gobernantes y funcionarios para entender la realidad indígena, para poder servirles como ciudadanos plenos (7), y al mismo tiempo, dicho escándalo opaco el motivo de la reunión de Córdova con dirigentes indígenas: la propuesta de crear distritaciones lectorales indígenas para hacer efectiva su representación en los comicios (8).

La necesidad de una voz indígena en las elecciones del 2018
En este contexto llega la figura de Marichuy a la escena política nacional, una mujer nahua de Jalisco, Médica tradicional y activista de los derechos de los pueblos originarios, durante la marcha indígena del año 2001, habló ante el Congreso de la Unión por las mujeres indígenas (9); de ideología feminista y posturas descolonizadoras, ofrece “mandar obedeciendo” lo que es una propuesta novedosa en la oferta política nacional.

Sin embargo, el CNI y Marichuy se enfrenta a un proceso largo y tortuoso: la actual ley electoral requiere que cada aspirante a la candidatura independiente presidencial, recabe al menos 866,593 firmas de ciudadanos registrados en el padrón electoral y que cuenten con credencial para votar; estas firmas deberán estar dispersas en por lo menos 17 estados de la República, y en cada uno de ellos, los firmantes deberán representar al menos el 1% del padrón local, además de que el candidato debió conformar previamente, una asociación civil y abrir una cuenta bancaría (10).

Información útil
Casas de Marichuy, en donde poder firmar para apoyar su candidatura.

Formulario para ser auxiliar para recabar firmas para Marichuy

Este abigarrado marco legal, impide, en la práctica, la participación real de candidatos ciudadanos, ajenos a las estructuras clientelares típicas de los partidos; en el caso de la vocera indígena, hasta el día 1° de enero del 2018, había podido recolectar 12,144 firmas, sin lograr el porcentaje mínimo en ningún estado (10).

Algunas de las causas de la baja recaudación de firmas, se puede explicar por la complejidad del método para recabarlas: es necesaria una conexión estable a internet y un teléfono inteligente de última generación para utilizar la aplicación móvil del INE, lo que resulta muy complicado en comunidades lejanas, marginadas y pobres, además de requerir conocimientos y habilidades mínimos en el uso de la herramienta (11).

Aunque el CNI y organismos de la sociedad civil ha implementado una estructura nacional para la captación de firmas llamadas “Las casas e Marichuy” (12), y es posible que cualquier ciudadano se inscriba como auxiliar para colectar firmas por su propia cuenta, llenando un sencillo formulario y descargando la aplicación a su teléfono celular (13), es poco probable que veamos a la mujer nahua en las boletas de las próximas elecciones.

Sin los pueblos indígenas, simplemente no hay nación

Mucho se ha discutido sobre la baja posibilidad del registro de Marichuy como candidata presidencial, sin embargo, su irrupción en la escena electoral ha vuelto a poner en la mesa de debate la necesidad de incluir a los pueblos originarios en el quehacer nacional, ya que, sin ellos, seremos, como hemos sido, una nación injusta e incompleta. El Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, en su artículo titulado “Una firma por Marichuy, una firma por la igualdad y la democracia” (14) destaca:

Se trata de una primera presencia conjunta de pueblos originarios y de una propuesta política electoral, inédita, en cierto modo inesperada, que surge de comunidades de muy diversas partes del país. Es una propuesta que unifica a grupos que en sus actividades públicas se habían presentado, por lo general, de manera individual o en agrupamientos regionales, que nunca, juntos, habían incursionado en una aventura electoral. Ahora lo hacen en una amplia convergencia.

 


  1. http://www.jornada.unam.mx/2017/05/29/politica/005n1pol
  2. https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/121653/Infografia_INDI_FINAL_08082016.pdf
  3. Cómo votan los indígenas https://www.nexos.com.mx/?p=9595
  4. http://www.ordenjuridico.gob.mx/Constitucion/articulos/2.pdf
  5. http://www.elfinanciero.com.mx/nacional/tepjf-confirma-cuota-indigena-en-candidaturas-en-2018.html
  6. http://portal.te.gob.mx/sites/default/files/32_representacion.pdf
  7. https://horizontal.mx/el-exabrupto-racista-del-consejero-presidente-tres-reflexiones/
  8. http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/politica/2016/08/8/analiza-ine-crear-distritos-electorales-indigenas
  9. http://www.tukari.udg.mx/sites/default/files/Tukari%20feminismo%20decolonial%20final.pdf
  10. http://www.ine.mx/candidaturasindependientes/
  11. http://www.animalpolitico.com/2017/11/fallas-app-celulares-marichuy-firmas/
  12. https://www.congresonacionalindigena.org/2018/01/02/casas-de-marichuy/
  13. https://llegolahoradelflorecimientodelospueblos.org.mx/auxiliares/registroac.php
  14. http://www.animalpolitico.com/blogueros-blog-invitado/2017/11/29/marichuy-igualdad-democracia/

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.